Rodrigo Catalano
Delivery Manager

La aparición de las nuevas tecnologías ha cambiado el comportamiento de los consumidores, pero también el de los empleados (no nos olvidemos que ellos a la vez son también consumidores). Este punto, aunque parezca obvio, hasta ahora no ha sido bien gestionado por las empresas que se han embarcado en iniciativas de Transformación Digital, creando un vacío en la “experiencia” entre la vida personal y la laboral de estas personas, afectando el desempeño y engagement de los empleados. Por este motivo las organizaciones siguen teniendo una cuenta pendiente sobre cómo se debe abordar la Transformación Digital de los empleados de forma exitosa.

 

 ¿Por qué debemos repensar el Digital Workplace?

Paul Miller introdujo en 2009 el término Digital Workplace como un “ecosistema de base tecnológica que ubica la intranet como el canal principal de comunicación del empleado e integra y unifica en el entorno de trabajo el acceso a la capacidad de contenido, comunicación, actividades y colaboración”. Desde entonces pocos cambios ha habido desde respecto a la mejora de la productividad de los empleados. Sin embargo, hemos observado una carrera frenética por la incorporación de nuevas funcionalidades, plataformas y nuevas tecnologías, entre otras:

  • La integración de sistemas de comunicación on-line y off-line.
  • La fusión de herramientas sociales y de colaboración.
  • Sistemas de búsqueda integrados y más sofisticados.
  • Entornos optimizados para dispositivos móviles.
  • Una mayor capacidad para completar tareas y transacciones mediante el enlace o la integración con otros sistemas.

Transformación Digital vs. Productividad de los empleados

En cuanto al nivel de productividad de los empleados, podríamos afirmar que no ha evolucionado al mismo ritmo que los avances tecnológicos introducidos. En algunos países como el Reino Unido el nivel de productividad de los empleados está por debajo del 2007.

Este fenómeno se debe principalmente a que la aceleración de la “disrupción digital” es mayor que la aceleración en “avances” relativos a la adopción de nuevas formas de organización del trabajo, incluido el Digital Workplace, ya que al incorporar las nuevas tecnologías en los procesos de negocio y entorno de trabajo es cada vez es más complejo:

  • Multi-Tasking: en los últimos 5 años se ha triplicado el número de aplicaciones a las que tiene que acceder un empleado para completar sus tareas.
  • Multi-channel: el auge de las plataformas sociales ha incrementado el número de interacciones entre empleado-cliente y cliente-empleado.
  • Multi-Device: el trabajo debe completarse independientemente del dispositivo que use el empleado.
  • Multi-Talented: la adopción de las nuevas tecnologías implica adquirir nuevos conocimientos de forma rápida y efectiva.
  • Multi-Place: los empleados que trabajan un 50% desde sus hogares presentan un nivel de engagement mayor a los que trabajan 100% desde la oficina.

Empleados: los “pilotos” de la Transformación Digital

Debido a la reducción en las barreras de entrada para el acceso a las nuevas tecnologías y al surgimiento de nuevas economías de escala más elásticas y de bajo coste, en una hipotética carrera por la Transformación Digital tendríamos que los pilotos serían los empleados y el coche serían las herramientas y tecnologías. Eso sí, tendríamos que tener en cuenta lo siguiente: todos contaríamos con el mismo fabricante de motores, chasis…. Con lo cual los coches serían más o menos todos iguales. De este modo vemos, pues, que la diferencia principal en esta carrera tecnológica de las empresas son los pilotos, es decir, los empleados.

Mas del 90% de las empresas están implementado programas de Transformación Digital e Innovación. Sin embargo, a pesar de todos los recursos y esfuerzos destinados no se están viendo los resultados esperados. ¿Por qué? Esto se debe, entre otros motivos a que el Digital Workplace se sigue creando alrededor de la empresa y no del empleado, de forma que está orquestado en base a las funciones de cada proceso o unidad de negocio, reduciendo la efectividad de cada una de sus partes (colaboración, comunicación, etc.)

Un Digital Hub como motor de la Transformación Digital de la organización

El esfuerzo de las empresas por reducir el vacío en la experiencia de los empleados y minimizar el riesgo de fracaso en las iniciativas de Transformación Digital debe estar orientado a:

  • Mejorar el engagement: a través de un enfoque holístico de la experiencia del empleado, pasar de un modelo de engagement point-based a uno long-term, incorporando el conocimiento del journey y añadiendo a la ecuación de engagement el well-being.
  • Reducir el efecto de la paradoja de la colaboración: identificar los silos de contenidos y crear puntos de integración entre ellos.
  • Reducir el overhelmed: proveer un catálogo de micro-apps orientadas a cumplir con un flujo de aprobación concreto y simplificar los procesos y tareas operativas.

Es por ello que desde Quantion ayudamos a las empresas a crear un Digital Hub. El Digital Hub basado en un ecosistema que integra todas las capacidades digitales del entorno de trabajo personalizado para cada empleado y con una interfaz, accesible desde todos los dispositivos, en cualquier lugar y momento.

  • ¿Cuál es el primer asunto que debo atender hoy?
  • ¿Qué correos debería responder con urgencia?
  • ¿Cómo hago para dar de alto un nuevo proyecto?
  • ¿Qué skills debería desarrollar para presentarme a una vacante interna?
  • ¿Qué formación es más relevante en función de mi rol y mis objetivos?
  • ¿Si vendo un 20% más cuál sería mi bono?

La Transformación Digital ha llegado para quedarse, y no es solo cuestión de adoptar nuevas tecnologías, promover proyectos de innovación, mejorar la experiencia del cliente, etc.… es pasar de una empresa “do digital” a “be digital” colocando a los empleados en el centro.