Jordi Griful
CEO (Chief Executive Officer)

En esta entrega de la sección ADN Digital del programa “Revolució 4.0“, Jordi Griful, CEO de Quantion, ha traído un invitado de lujo Lluís Sentís, director del laboratorio de Human Centered Robotics de la universidad de Texas, en Estado Unidos, y nos habla sobre sus desarrollos robóticos. Podéis escuchar el programa original aquí.

Xantal: El primer robot humanoide de la historia fue creado hace 80 años, en el 1937. Era de aluminio, medía 2 metros de altura, pesaba 120 kilos, podía andar y decía 700 palabras. Lo bautizaron con el nombre de Elektro. Desgraciadamente, Elektro fue desmontado y vendido como chatarra. Ahora que habría cumplido los 80 años, desde Revolució 4.0 queremos hacer un pequeño homenaje a este pionero de la robótica. Por muchos años Elektro… ¡Contigo empezó todo!

Durante muchos años se creía que los robots estarían sólo en las fábricas, en las cadenas de producción… Sobre todo, en los entornos del ámbito industrial. El gran salto cualitativo ha sido sacar los robots de las fábricas o laboratorios e introducirlos en un ambiente social.

Hoy en ADN Digital hablaremos de robots con Jordi Griful, CEO de Quantion, empresa especializada en innovación y transformación digital de empresas, y un invitado a quién es todo un honor recibir: Lluís Sentis, director del laboratorio de Human Centered Robotics, de la Universidad de Texas, en los Estados Unidos, colaborador de la Nasa y quien también trabaja para el pentágono. Bienvenidos.

Lluís Sentís: Muchas gracias por la invitación y por estar aquí.

X.: Jordi, explícanos un poco más quién es el invitado de lujo que tenemos hoy.

Jordi: Así es. Tenemos un invitado de lujo y me gustaría que comenzáramos la entrevista con que Luis no comente, por ejemplo, ¿qué estás haciendo en la universidad de Texas? Una periodista recientemente te ha entrevistado de la PCMag (un medio de comunicación importante en los Estados Unidos) ha definido vuestro laboratorio como el país de las maravillas de los androides que están centrados en lo seres humanos, ¿Qué opinas sobre esto?

Lluís Sentís: Sí, efectivamente hemos tenido la gran suerte de poder crear este entorno de alta tecnología autónoma centrada en el humano, salido con una beca de aquí (de la UPC) que es una gran universidad y que está haciendo una especialización en robótica. Después en relación con las empresas japonesas como Honda que han financiado nuestros estudios de aquel momento. Por ejemplo, con el financiamiento de la Nasa hemos construido partes de un robot que se llama “Valkyrie” que está diseñado para hacer vida en planetas extraterreres, hemos pasado tiempo en Houston en el hangar (nave) del Apolo Program, donde el módulo lunar se ha fabricado. Por lo que es un lugar maravilloso para personas que hacemos robótica, como yo. Y ahora mismo lo que hacemos son muchos robots para el pentágono para el ámbito de sistemas autónomos de manera que puedan dar un apoyo a las fuerzas pacificadoras.

“Hemos construido partes de un robot que está diseñado para hacer vida en otros planetas”

X.: En el caso del pentágono ¿qué robots desarrollan? ¿Estamos hablando que la policía y los soldados disponen de un robot que vosotros fabricáis, es así?

Lluís Sentís: Tenemos dos programas con el departamento de defensa sobre robots que llamamos “Exoesqueletos”, los cuales se apoyan en tu cuerpo,  y que tienen como objetivo soportar cargas elevadas y hacerlo con mucha velocidad, las personas pueden correr, modificar comportamientos al mismo tiempo que tienen un equipamiento importante de peso y eso supone una tecnología de refrigeración líquida de materiales viscoelásticos que permiten soportar cargas de más de 50 kilos y al mismo tiempo correr como si fuera un atleta.

X.: Eso en son paz. Esto es un robot pacificador…

Lluís Sentís: Absolutamente ya hay indicadores que nos dicen que estamos en un momento de paz importante, que las muertes violentas mundialmente se están reduciendo. El objetivo es que haya agentes transformadores en países que tengan presos y que sean considerados soldados de paz, ya que la protección es muy importante. Todos los sistemas que hacemos son para este tipo de aplicaciones.

X.: Muy bien Jordi, hay muchos temas que hablar con Lluís, ¡sigamos!

Jordi: Sí, tenemos mucho que comentar y este tema llama mucho la atención, por ejemplo, ¿Cuál es tu visión para los próximos dos o tres años? Es decir, en el corto plazo ¿cómo serán los robots? ¿cuál será su impacto social? Todos están muy preocupados por los puestos de trabajo, las empresas, la robotización etc. Pero cómo ves tu los próximos años, por ejemplo, con el tema de los sentimientos, las emociones ¿Crees que es algo que puede surgir del tema de la robótica?

Lluís Sentís: Si, absolutamente. Ya hay avances bastante importantes en el mundo de los sistemas cognitivos, hay grupos de psicólogos profesionales, de psiquiatría, antropología, de matemática aplicada que desarrollan sistemas computacionales que imitan un poco este tipo de pensamientos y esto nos ayudan a predecir el comportamiento humano y después todos los métodos estadísticos que también nos otorgan un modelo de humano. Esto desencadena un desarrollo que tiene las dos propiedades, por un parte el sistema cognitivo y por el otro sistema de aprendizaje, que tiene más potencia. Robots como el sistema de Waston de IBM, que permiten recibir información y después hacer preguntas en un lenguaje natural y de eso a sistemas de aprendizaje automático, donde llegas a optimizar la solución y obtienes una respuesta mucho más humana. Aquí es donde hay más avances, pero yo estoy más interesado en la parte de la máquina, lo que en ingles llamamos Bodyment, la parte corporal y su manera de desplazarse e intervenir en y con el mundo.

Ya existen sistemas computacionales que imitan los pensamientos y nos ayudan a predecir el comportamiento humano”

X.: ¿Me han dicho también que Google está interesado en vosotros, nos puedes explicar que os ha pedido Google?

Lluís Sentís: Sí, pero la verdad es que no, te explico un poco. He trabajado con empresas que han sido adquiridas por Google, en particular una empresa que se llama Meca y otra Willowgrass en Silicon Valey y esas empresas que al final del día han sido adquiridas por Google han visto lo que hemos hecho bien y también lo que hemos hecho erróneamente y por eso han creado una empresa con una tecnología más madura.

J.: Eso es muy interesante, comentabas al principio que una de las cosas que estáis comercializando es el exoesqueleto y que esta robótica que permite cargar muchos kilos y que ayuda a las personas hacer este tipo de trabajo. Pero ¿donde están los límites? Los límites éticos por ejemplo cómo será la convivencia y desde tu punto de vista, ¿cómo será la visión de los gobiernos y de las empresas del sector público y privado? ¿dónde estarán los límites éticos y hasta dónde podemos llegar?

Lluís Sentís: Es una pregunta muy delicada y prefiero no expresarme completamente. Pero considero que se deben investigar las implicaciones morales, por ejemplo, un robot que está presente en un accidente que está a punto de pasar y lo intenta parar. Eso se tiene que investigar desde un punto de vista académico, de la respuesta de los gobiernos y de las entidades legales si eso se permite o no. Otra cuestión es, si debemos hacer robots que se parezcan a las personas y es una cuestión de consecuencia éticas. Yo creo que, si vemos históricamente el desarrollo de la fotografía y del video que de alguna manera reproducen un poco las emociones y partes históricas, el robot es un poco eso, pero en lugar de ser una parte física es la reproducción de un movimiento de una persona.

Pep Plaza (FERRÁN ADRIÁ):  Todo esto a mí me da un poco de miedo, porque yo lo que es el contacto con los robots, básicamente he tenido mucho con los robots de cocina, propiamente lo que es el robot que trabaja la masa y no en la NASA que es diferente y yo me pregunto si llegará el día en que se rebelen los robots y nos maten o lo que es peor, nos obliguen a comer 3 en 1, que es su alimento preferido.

Mi pregunta es: ¿por qué hacer que tengan un aspecto humanoide si no pueden tener sentimientos, si tú no haces un algoritmo para que aprendan que es un sentimiento? ¿Por qué buscáis que tengan aspecto humanoide? ¿Por qué no son robots con aspecto de robot?

Lluís Sentís: Si, es una buena pregunta. Hay que entender que existe un comportamiento totalmente distinto si una persona está delante de una caja que habla o de una persona que está delante de una cara robótica que asemeja a una persona, la gente tiene una empatía y comportamiento diferente. Yo creo que depende de lo que quieras pedir, y de lo que quieras comprar por ejemplo las empresas como Disney están encantados de hacer sus personajes favoritos robotizados porque a los niños les encanta y por otro lado si tienes un familiar que ya no está aquí y quieres revivir como se reía tienes otro tipo de robots.

X.: Lluís recientemente la NASA te ha otorgado uno de sus premios Elite Team, felicidades. ¿Si fuéramos a un laboratorio tuyo encontraríamos robots con aspecto humanoide, explícanos un poco ya que Estados Unidos está muy avanzado, los robots que esperamos de aquí a dos o tres años y que serán inminentes su presencia, como son?

Lluís Sentís: Yo creo que ya se ha marcado una norma sobre los exoesqueletos, que son aquellos robots que se apoyan en tu cuerpo y te ayudan a caminar. Si lo piensas, desafortunadamente cuando seamos mayores, cuando tengamos más de 80 años, hay un 40% de la población que no puede caminar y es lo que yo llamo la vida después de caminar, porque vivimos muchos años más. Y estos robots exoesqueletos nos ayudan a salir, caminar con la gracia con que lo hacías antes de perder las facultades y eso es algo que veremos muy probablemente. Por otro lado, también veremos robots que nos darán mantenimiento a nuestra infraestructura de la ciudad, de los trabajos, de las casas, va mucho más allá de coches autónomos, entre edificios, campus, etc. Esto ya está mucho más maduro y realmente hay una intensión muy marcada impresionante.

J.: Con tu experiencia de más de 20 años que llevas en Estado Unidos y trabajas en la universidad, también tienes tu propia Startup que se llama Apptronik donde comercializas todos estos robots y exoesqueletos de los que hablamos y básicamente trabajas en el ámbito privado y con el gobierno americano a través del pentágono. ¿Cómo es esta relación? Lo digo para intentar copiar la idea o el esquema porque aquí en Europa en concreto en Cataluña, hay movimientos emprendedores, como ya sabes, este programa es un reflejo de esto tratando de trasmitir el ADN digital a toda la sociedad, pero ¿cómo es la experiencia en los Estados Unidos?.

Lluís Sentís: En los Estados Unidos hay mucho apoyo desde el mundo académico y empresarial para desarrollarse de forma paralela, no sé si en España y en Cataluña pasa de la misma manera. Hay unos programas de educación de empresas para profesores y estudiantes que son muy importantes y eso permite que la innovación, las patentes, la comercialización y el marketing se gestione de una forma muy fácil. Mi experiencia no ha sido difícil, se me ha permitido desarrollar maquinaria muy compleja y espero que en Cataluña también se pueda hacer en un futuro.

X.: Debemos acabar, una última frase, tú también trabajas con la NASA. Comentamos brevemente con que sorpresas te has topado en la NASA y qué nos dirías de ellos.

Lluís Sentís: La NASA siempre sorprende, creo que tienen una visión muy importante sobre el descubrimiento de otros planetas y de su colonización. Ahora siento que han cambiado un poco el objetivo sobre la luna y creo que la robótica ayudará mucho a tener una base permanente en la luna y en un futuro sobre el suelo de marte.

X.: Una entrevista muy interesante Lluís Sentís, nos ha gustado mucho que hayas pasado por aquí por Revolució 4.0 y ya te invitaremos en una nueva oportunidad para que nos expliques la segunda parte de las tantísimas cosas que estás haciendo en Texas. Jordi, un gran invitado el que nos ha visitado hoy en ADN Digital.

J.: Si, yo creo que sí y muchísimas gracias por tu presencia aquí, aprovechando tu viaje a Cataluña. Muy agradecido por la conversa que hemos tenido.

Lluís Sentís: Muchas gracias Jordi y Xantal.