En la novena entrega de la sección ADN Digital del programa “Revolució 4.0“, Jordi Griful, CEO de Quantion, nos explica cómo será la revolución biológica más grande de la historia. Podéis escuchar el programa original aquí.

Xantal: Durante millones y millones de años la vida en la tierra no incluía el homo sapiens, nuestra especie hace solo unos miles de años que corre por aquí, durante este tiempo ha evolucionado mucho y de los primeros utensilios de piedra hemos pasado a la tecnología más sofisticada. El homo sapiens, igual que llegó, ¿desaparecerá algún día así como han hecho tantas y tantas especies? Son preguntas sin respuesta, ¿o sí que tienen respuesta?

Jordi Griful, CEO y fundador de Quantion, empresa especializada en innovación y transformación digital, bienvenido un día más. ¿Qué tal?

Jordi: Hola Xantal, buenas tardes.

X: A ver, titular de la sección de hoy, lo esperamos con ansias, ¿cuál sería?

J: Hoy hablaremos de la selección natural al diseño inteligente, de los humanos a los humanoides.

X: De humanos a humanoides, ¿de ciencia ficción podemos decir?

J: Exactamente, podríamos decir que hablaremos de ciencia ficción un poco y también de realidades, por ejemplo, nos basaremos como punto de salida en un libro, o en un escritor, mejor dicho, historiador muy importante, que es Yuval Harari, que ha escrito libros de mucho éxito como “Sapiens” o “Homo Deus” que predice que en los próximos años y probablemente en los próximos siglos el homo sapiens desaparecerá y será reemplazado por seres que serán más distintos a nosotros que nosotros de nuestros antepasados.

X: A ver, paremos máquinas, ¿qué quieres decir Jordi?¿Qué el homo sapiens desaparecerá?

J: Efectivamente, es una predicción. A ver, basémonos en hechos, se acerca una revolución biológica, que podría ser una de las más grandes de la historia, durante millones de años nosotros hemos ido cambiando todo lo que nos rodea, la economía, la geografía, los sistemas políticos y la forma en la que vivimos. ¿Por qué no pensar en que seremos capaces de cambiarnos a nosotros mismos? Durante el siglo XXI creo que los principales productos que saldrán al mercado no serán vehículos autónomos, ni armas automáticas y novedosas, ni productos textiles, sino que serán nuestros propios cuerpos.

X: Perdón, ¿Cuerpos, cerebros?

J: Exacto, se predice, Yuval Harari lo predice, que los seres humanos como nosotros, podrían desaparecer de la tierra, y esta será habitada por entidades que serán más distintas a nosotras que nosotros a los neardentales.

X: A ver, cuesta un poco de asimilar este tema, yo confío en la palabra de Jordi Griful, pero no sé si alucinar o asustarme. ¿Qué pasará?

J: Vamos a hablar por ejemplo de algunas ingenierías, pongamos la ingeniería biológica, la ingeniería robótica, la ingeniería de los seres naturales de nueva generación.

X: A ver, pongámoslo fácil, pongamos ejemplos de la ingeniería biológica, de la robótica, de seres naturales, ¿por dónde empezarías?

J: La biológica por ejemplo, todos sabemos que en los últimos años, no en el futuro, sino ya en los últimos años, se han hecho muchas pruebas desde el punto de vista de reescribir el código genético sobre todo con animales, los científicos saben cómo extraer el gen de una medusa fluorescente e implantarlo en el ADN de un conejo o de un mono, y que el mono empiece a brillar de color verde. También se han hecho experimentos con los ratones para volverlos más inteligentes y que en comparación con ratones normales puedan salir más rápido de laberintos y de pruebas de complejos que se les hace. Todo eso no impide técnicamente hacer pruebas con los seres humanos, hoy en día está, afortunadamente, limitado por temas éticos, leyes y políticos.

X: Suerte que tenemos la ética y la política que nos salvan de algunas cosas. Pero en el caso de la ingeniería robótica, ¿qué otro ejemplo me pondrías?

J: La robótica ya está en marcha.

X: Los cíborgs ya existen.

J: Exacto, y ya se están haciendo muchas pruebas, hay cada día más resultados y ya hay cíborgs en el mundo. Por ejemplo, hace poco, hemos visto personas que son daltónicas que a través de una implantación de una antena en su cerebro, pueden identificar y distinguir los colores.

X: Por ejemplo hay Neil Harbinsson, que he tenido la suerte de entrevistarlo en otra radio, que por cierto, tiene que venir al “Revolució 4.0″ un día.

J: Podría ser un buen invitado para contar su experiencia.

X: Podría ser un buen invitado porque él tiene una antena implantada al cerebro y ve distinto los colores, por lo tanto es un invitado que lo tenemos que invitar. 

J: Son ejemplos que nos permiten ver estos avances, como por ejemplo todo el tema de extremidades, manos, brazos, piernas biónicas que pueden ser implantadas a personas que les falta una extremidad. La evolución de los humanos, de las manos, de las extremidades, han pasado millones de años antes no hayan evolucionado, en cambio, todos estos descubrimientos biónicos, tienen una evolución constante muy grande, y eso hace que pensemos cómo podría ser todo esto dentro de una serie de años vista.

X: Ahora tenemos robots con cierto parecido humanoide y dentro de unos años veremos robots que tendrán apariencia humana. También tenemos que destacar a los nanorobots que serán importantes.

J: Exacto, los nanorobots serán robots, como su propio nombre indica, lo suficientemente pequeños para estar dentro de nuestro cuerpo. ¿Qué podrían hacer? Seguir nuestro flujo sanguíneo detectando enfermedades o atacar células cancerígenas, dispondremos de un segundo sistema inmunológico.

X: De robots hablé con Manuel Sánchez, una persona que hace mucho tiempo que trabaja en Cataluña en nanorobots para conseguir que los medicamentos lleguen a la parte del cuerpo donde los necesitamos, para luchar contra enfermedades como el cáncer, veremos cómo evoluciona. Hasta aquí todo entra en los parámetros más o menos evolutivos normales, pero ¿qué significa que habrá seres de nueva generación? Y no estamos hablado de extraterrestres.

J: No, no estamos hablando de Alien, pero sí del robot malo que había en la película. En los últimos programas lo hemos hablado y aquí en el “Revolució 4.0” hay muchos invitados que hablan de la inteligencia artificial. Mira lo que os ponía antes de ejemplo, con el tema de los elementos biónicos incorporados en el cuerpo, en las manos, piernas, ojos, etc. Todo eso tiene un vínculo, que pueden ser controlados por el cerebro de una persona. Imagínate si este cerebro, en vez de ser orgánico, es artificial. En el momento que ya tienes un cerebro basado en la inteligencia artificial que te coordina, gestiona, controla, todo lo que son los elementos biónicos, ya tenemos seres distintos, seres más evolucionados que los actuales.

X: Por lo tanto, todo esto pasará, queda menos de lo que pensamos, cuéntame el estudio que publicó la universidad de Oxford la semana pasada que nos sirve como guía de lo que pasará en los próximos años.

J: Todo el mundo piensa que esto pasará pero dentro de 200 años, pero la semana pasada, la Universidad de Oxford publicó un informe que es muy interesante, dónde predice que las máquinas serán mejor que los humanos traduciendo idiomas en el año 2024, serán mejores que nosotros escribiendo redacciones escolares en el 2026, serán capaces de escribir best sellers en el 2049, y podrán realizar cirugía sin ninguna ayuda humana en el 2053. Eso es algo muy importante.

X: Si eso que dices termina pasando, podría significar que después de 4.000 millones de años de evolución orgánica en la tierra, la vida escaparía hacia el reino inorgánico, ¿no crees?

J: Sería un paso más para investigar el espacio.

X: ¿Quieres decir investigar el espacio con inteligencia artificial? Eso es muy importante. 

J: Hoy en día todos sabemos que se hacen viajes para descubrir nuevos universos o planetas, enviar personas es muy complicado, un ser humano, un animal, un vegetal, enviarlo a otro planeta es costoso y muy complicado. Imaginemos si podemos enviar estas inteligencias artificiales con elementos biónicos, nos sería mucho más fácil descubrir, a lo largo del tiempo, estos nuevos planetas.

Pep Plaza como Ferran Adrià: Me estás asustando cada semana. Se supone que el visionario era yo, y ahora el visionario es Jordi Griful. Sabe lo que pasará en el futuro, vamos hacia el abismo. Cuando las máquinas sean más inteligentes que nosotros, eso será el fin del mundo. Te haré una pregunta que demuestra que aún soy el genio, ¿por qué continuamos investigando y construyendo ordenadores más potentes si sabemos que terminarán siendo más inteligentes que nosotros?

J: Esta es una buena reflexión, y que da para más programas de cara al futuro. La respuesta es muy clara, ¿qué intereses económicos hay detrás? Google ya es un conjunto de empresas, y una de ellas, que se llama Calico, se dedica solamente a investigar sobre la longevidad, es decir, cómo las personas pueden vivir más años, y la respuesta la tienes aquí con todo eso que acabamos de comentar.

X: Muy bien, como siempre nos ha gustado mucho hablar contigo, creo que tenemos más secciones para profundizar más en ese tema, pero la inteligencia artificial y todo lo que se derivará será un tema de futuro y como siempre Jordi Griful, CEO de Quantion, nos trae las últimas novedades. Muchas gracias, un abrazo. 

J: A vosotros.